Garantizar la salud de la Cuenca del Río Tualatin y sus habitantes es algo más que seguir las reglas.